Cada 6 de noviembre se celebra el Día del Bancario en la Argentina. El objetivo de este día, que es feriado para este grupo de trabajadores, es rendirles homenaje a los bancarios que trabajan en entidades de estas características.

El origen de la celebración del Día del Bancario en el país se remonta al año 1924. En aquel momento tuvo lugar la fundación de la Asociación Bancaria en Argentina. Esta entidad es actualmente el sindicato donde están organizados y agrupados todos estos trabajadores.

La agrupación gremial, además, se encuentra dentro de la Confederación General del Trabajo (CGT) y a la UNI Global Union (UNI). Comenzó con una membresía inicial de 1.500 afiliados, pero en la actualidad tiene más de 64.500 miembros, por lo que es uno de los grupos más grandes en el país. El Secretario General en la actualidad es Sergio Omar Palazzo.

Desde entonces, la Convención Colectiva estipula que se detenga la actividad bursátil, financiera y bancaria, de modo que los trabajadores puedan descansar y celebrar su día.

Es por eso que cada 6 de noviembre solo se pueden realizar operaciones a través de los cajeros automáticos, pero están cerradas todas las vías de atención al cliente, así como está suspendida la actividad en los rubros mencionados.