La Comisión de Perspectiva de Géneros del Colegio de Abogados de San Carlos de Bariloche manifiesta:

“Otro fallo que deja en evidencia las conductas enraizadas en el deficitario sistema judicial y las valoraciones merituadas a la hora de emitir una resolución, con una total falta de perspectiva de género y la falta de visión preventiva.

Pareciera que la disyuntiva está entre el no hacinamiento y el alto o bajo riesgo en convivencia social, valoraciones claras y acertadas ambas, pero a su vez complejas y que ponen de manifiesto la irresponsabilidad y la falta de claridad en la PREVENCIÓN como ESTADO, que siempre va atrás de las desgracias..

A fines del mes de marzo del corriente año en nuestra ciudad se conocía el fallo por la muerte de MARÍA DEL CARMEN DE LA CRUZ, una joven mujer asesinada por quien se definió como su “amante o amigovio” tal el informe del perito interviniente. El responsable de su muerte se creyó su dueño y luego de varios meses de hostigamiento, meses en los que María del Carmen viviera con miedo por el asedio de su victimario, decidió poner fin a su vida. Se pensó que nada había para discutir sobre la tipificación penal de este hecho aberrante. Así y todo, el sistema judicial local no quiso verlo; se condeno al autor de la muerta de María del Carmen a la absurda pena de 14 años de prisión POR HOMICIDIO SIMPLE, pena que el FEMICIDA ni siquiera cumple en un penal sino que, por tener hoy secuelas psicológicas, se encuentra protegido en salud mental de nuestro hospital zonal.

En una clara muestra de adoctrinamiento “NO TODO HOMICIDIO DE UNA MUJER ES FEMICIDIO” y con absoluta falta de Perspectiva de Género no se reconoció la figura del femicidio en la muerte de María del Carmen. Es altamente preocupante el precedente que este fallo sienta en nuestra región, una ciudad en la cual el ultimo año se ha vista golpeada por numerosas muertes violentas de mujeres, muertes de las cuales una sola de ellas ha sido juzgada y condenada por FEMICIDIO; una fallo que acota esta figura -que tanta lucha ha costado- a que la VIOLENCIA DE GENERO SE DA DENTRO DE UNA RELACIÓN, amparándose y queriendo darle una interpretación a nuestra legislación provincial, nacional e internacional que nada tienen que ver con las manifestaciones de los jueces vertidos en su Sentencia.

Es de destacar, para evitar confusiones, que los jueces se vieron acotados en su sentencia por la instrucción que se llevo adelante en este caso, bien claro ha dicho la CÁMARA PRIMERA DEL CRIMEN que tanto la acusación publica como la querella no ha solicitado el FEMICIDIO DE MARÍA DEL CARMEN.

Recalcamos la importancia de que la muerte de una mujer en manos de un hombre sea investigada desde el instructivo como un FEMICIDIO; entendemos y así debe ser, que estas dolorosas muertes deben ser investigadas desde su inicio como un FEMICIDIO; para lo cual es indispensable que la fuerza policial investigadora sea capacitada a tales fines. 

A pocos días, nos obligaron a buscar a otra mujer, a quien lamentablemente encontramos muerta, en manos de un VIOLADOR BENEFICIARIO del sistema judicial machista.

Una vez más, debemos preguntarle a un juez; hoy el de Ejecución de Penas Carlos Alfredo Rossi  sobre qué evaluación le otorgó el beneficio que le permitió recuperar la libertad a Wagner antes del final de la condena. 

Pero, lamentablemente no es la única pregunta clave.

Hay otras, como por ejemplo: ¿El sistema carcelario tiene desplegadas medidas para que en este caso Wagner –como otros delincuentes sexuales— pudiera reincidir al salir? ¿Qué políticas de prevención de la violencia machista implementa el Estado entre los reclusos?

El Estado es responsable del femicio de Micaela como de cada uno de los femicidios que nos entrisecen y nos están desangrando, por no prevenirlos, por llegar tarde. Los programas Nacionales de prevención están debilitados, con escaso presupuesto, sin capacitaciones masivas a docentes ni recursos. Las capacitaciones y campañas de sensibilización son una herramienta fundamental para pensar el cambio cultura a largo plazo, para desarmar el machismo arraigado en la sociedad.

Hay que profundizar las capacitaciones en la Justicia para desterrar el machismo en las decisiones de los tribunales, en los fallos.Para que cada operador del poder judicial –incluido Rossi— comprenda la complejidad de la violencia machista, sus distintas aristas, sus causas y sus consecuencias. La discriminación histórica de las mujeres en la sociedad es el caldo de cultivo que la favorece. Si no se ataca, como política prioritaria, en términos integrales, con el presupuesto necesario, desde el Estado, seguiremos llorando y enterrando otras Micaelas.

Comisión de Perspectiva de Genero de San Carlos de Bariloche

el-crimen-de-micaela-garcia-2416034w188